Heriberto Aceves

(1930-2010)

Heriberto Aceves nació el 16 de Marzo de 1930 en Guadalajara, Jalisco. Vivió en Guadalajara hasta 1951, posteriormente se trasladó a la ciudad de México, aunque tuvo estancias cortas en Europa y Estados Unidos. Inició su carrera artística  a los ocho años de edad cantando en coros infantiles. Poco después formó parte del grupo de los Niños Cantores de Morelia.  Estudió en la Escuela de Bellas Artes donde realizó estudios de violín con el maestro Trinidad Tovar; después ingresó al Conservatorio Nacional de Música. En sus inicios como compositor creó borradores de varias obras.Le gustaba  cantar sus composiciones, aunque consideraba que en general al compositor mexicano se le presentan pocas oportunidades de exponer y difundir su producción. Como compositor se definía soñador. Le gustaba mucho la música mexicana y en particular la ejecutada con la sinfónica.

La obra que le dio mayores satisfacciones fue “Esa”, porque es la que más se ha escuchado en el ámbito popular. También se sentía orgulloso del Estudio Sinfónico que hizo para un homenaje a Pepe Guízar, en Guadalajara.

Heriberto Aceves foto.jpg

En 1962 recibió el trofeo de la AMPRYT para el Mariachi Tenochtitlán de Heriberto Aceves, como el Mejor Mariachi. Reconocimiento en el programa Siempre en Domingo por el Mejor Arreglo por la canción “El Canto del Arriero”, interpretada por Conchita Solís en el Festival Medalla de Oro. Se hizo acreedor a varios diplomas y estatuillas por su participación como director en los programas “Así es mi tierra” y “Voces de México”.


Entre las anécdotas que platicaba, está aquella en la que en un homenaje a Jorge Negrete, no había quién dirigiera un conjunto de  Mariachis, a petición de Luis Pérez Meza lo eligieron a él; debido a su juventud y la poca experiencia que en ese entonces tenía, le temblaban las piernas por el nerviosismo natural, a lo que Luis Pérez Meza le dijo que parecía Tilidio (ave de patas muy flacas). De ahí en adelante se le comenzó a decir Tilidio, lo que siempre recordó pues cuando empezó a dirigir orquestas sinfónicas temblaba de miedo al verse frente a tantos músicos y un público numeroso. Otra de sus anécdotas refiere que la primera vez que dirigió una sinfónica fue en la ciudad de Morelia; al terminar, sintió que lo había hecho muy mal, a tal grado que se entristeció tanto que no pudo evitar llorar. Posteriormente la suerte le tenía reservada una muy grata sorpresa, ya que tuvo la oportunidad de dirigir el mismo concierto en Bellas Artes en la ciudad de México, en esa ocasión lo hizo muy bien y quedó muy satisfecho, tanto por su desempeño como por la magnífica respuesta del público. Entre sus arreglos sinfónicos se cuentan: “Sones y Huapangos” (2002), “Toro Viejo-Tierra de mis Amores” (2002) y “Jalisco” acuarela sinfónica (2003).


El maestro Heriberto Aceves Méndez falleció el 23 de marzo de 2010.