Manuel Esperón

(1911-2011)

Manuel Esperón González nació el 3 de agosto de 1911 en la Ciudad de México. Su padre, don Manuel Esperón Alcalá, originario de Oaxaca, fue ingeniero civil especializado en minas y nieto del reconocido compositor oaxaqueño Macedonio Alcalá.


Su madre, doña Raquel González Cantú, de ascendencia francesa, fue pianista de concierto. De ella, consideraba el Mtro. Esperón, heredó la vocación por el piano y por todo lo relacionado con la música. Algo que le llamaba mucho la atención de niño era ver a su padre cantando acompañado por su madre al piano. 
Ese entorno familiar que vivió desde su niñez lo llevó a tomar la carrera de músico y compositor.

 

Comenzó a estudiar música a muy temprana edad guiado por su madre, y a los 14 años inició de manera formal sus estudios de piano y música.

manuel esperon 3.jpg

El piano lo aprendió con un maestro que fue muy querido para él, Alfredo Carrasco, quien fue el autor de la famosa canción Adiós.

 

Creó arreglos sinfónicos de la música popular mexicana, así como de sus canciones más importantes y de otros compositores mexicanos, como Guty Cárdenas, Ricardo Palmerín, Pepe Guízar, José Alfredo Jiménez, Alfredo Carrasco y Agustín Lara, entre otros.


A lo largo de la historia se han presentado numerosos conciertos con la música del Mtro. Esperón y se estrenó a nivel internacional su Rapsodia titulada México 1910, que contiene música mexicana de la Revolución, desarrollada a nivel orquestal y coral.


Otro de sus trabajos más sobresalientes es el arreglo de los Valses Clásicos del México Romántico, para orquesta sinfónica, coro mixto de cien voces y soprano coloratura.


Cabe mencionar que la primera serie de estos conciertos fue presentada con gran éxito bajo la batuta del afamado Director Sergio Cárdenas, en uno de los recintos más importantes en la ciudad de México, la Sala Nezahualcóyotl, así como en diversas ciudades del interior de la República, como Querétaro (Auditorio Josefa Ortiz de Domínguez).


Don Manuel se describía como una persona a la que le gustaba  mucho estar con su familia, viajar, ir al cine, al teatro, la ópera, los conciertos; disfrutaba  todo genero de música, siempre y cuando esté bien hecha; en fin, se consideraba una persona culta que le ha gustaba mucho leer, sin llegar a ser un intelectual; hablaba inglés perfectamente, y el francés e italiano los entendía asimismo.

 

El Mtro. Manuel Esperón aunque retirado del cine, se dedicó a la música con la creatividad y el ritmo de trabajo que siempre lo caracterizaron.


Su pasión por la música, a la que dedicó toda su vida, le valieron comentarios como los siguientes: “Manuel Esperón hace caudaloso el río de la música mexicana”: Sergio Cárdenas; “El Mtro. Esperón le ha puesto fondo musical a México”: Pedro Ferriz; “La música del Mtro. Esperón tiene identidad mexicana”: Jacobo Morett; “Manuel Esperón es el tesoro viviente y la leyenda más grande de la música mexicana, que aún tenemos los mexicanos”: Armando Manzanero.

 

Falleció el 13 de febrero de 2011.